Si dudas de tu propia victoria empiezas a no merecerla.
-Anónimo