A entrenar, con fundamento, sin disparar por disparar, aprendiendo a ser espectador y entrenador de uno mismo.