Ser un gran arquero es parecido a ser un buen músico, debes sentir la música para tocar bien el instrumento. Si no sientes y vives el tiro, tirar bien es muy difícil.